Carta de Inteciones

Principales aspectos de las Cartas de Intenciones

Las Cartas de Intenciones son el documento que debe firmarse en todo proceso de Corporate ya que da inicio a la formalización de la negociación.

Pero ¿qué funciones debe cumplir la carta de intenciones?

  • Dar formalismo a la negociaciones previas realizadas.
  • Fijar las “lineas rojas” de toda negociación, plasmar los acuerdos ya establecidos, fijar un plazo para la ejecución de la operación y acreditar la existencia de la negociación, por lo que en caso de ruptura, se puede pedir una indemnización.
  • Del mismo modo también debe fijar compromisos vinculantes para las Partes firmantes, en particular la exclusividad y la confidencialidad.

Pero como siempre, hay pequeñas excepciones.

Hablemos ahora sobre los posibles efectos vinculantes de las cartas de intenciones. Como hemos comentado, las cartas de intenciones muestran compromiso de negociar de buena fe, del mismo modo  en ellas se pueden incluir cláusulas vinculantes, como son aceurdos de confidencialidad o exclusividad. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que las cláusulas referentes a aspectos del negocio (precio, forma de pago, etc.) no serán nunca vinculantes. Para evitar confusiones, recomendamos establecer qué cláusulas serán vinculantes y cuáles no o suscribir los temas vinculantes en documentos independientes.

Para más información, consultar el caso Texaco Inc. V Pennzoil Co. de 1984 , clave en la jurisprudencia estadounidense.

Contratos con términos abiertos: entre un trato preliminar y la formación del contrato

En ocasiones, durante las negociaciones las Partes llegan a acuerdos que solo se espera que sean vinculantes si se llega al contrato final. Pero también hay casos en los que las partes han negociado dejando intencionadamente términos pendientes, pese a tener el contrato en mente, están clausulas sí que serían vinculantes, serían los denominados contratos con términos abiertos.

En este caso, los “Principios Unidroit” establecen que el contrato queda perfeccionado, aunque luego las partes no se pongan de acuerdo. Estos acuerdos parciales no tienen valor si no se alcanza el acuerdo final (leer Sentencia TS 2061/1997  ), y se considerarían entonces tratos preliminares.

Esto ha llevado a confundir los nombres de los documentos “carta de intenciones” y “opción de compra”, así que para evitar esta indefinición, se presentan algunas sentencias que han ayudado a arrojar un poco de luz sobre este asunto:

  • Sentencia del TS 523/1991 : se consideró como precontrato un documento que las partes llamaban “carta de intenciones”, que hablaba de un futuro contrato de distribución. Aunque los elementos no se habían desarrollado, estaban determinados, por lo que el tribunal impuso la obligación de formalizar en 15 días el contrato.
  • Sentencia TS 516/1998  un documento llamado por las partes “compromiso de intenciones”, trataba sobre la creación de una S.A. de construcción de naves industriales. Se pretendía que el documento fuese un precontrato, hecho que el TS negó, ya que no incluía los requerimientos legales para crear la Sociedad Anónima.
  • Sentencia del TS 364/2011 : el documento que las partes llamaban “carta de intenciones” era una oferta contractual de compraventa de acciones. Este caso muestra el uso erróneo del término “carta de intenciones”.
  • Sentencia TS 320/2013 : el Tribunal consideró tratos preliminares una carta de intenciones que hablaba de la negociación del contrato.
  • Sentencia Audiencia Provincial Madrid 573/2014 : en este caso, las partes discutían sobre si un documento llamado “letter of intent” debía ser considerado un acuerdo vinculante, ya que la carta, en inglés, presentaba problemas de traducción. Finalmente, la Audiencia resolvió que la carta era parte de los tratos preliminares, comparando éste con el grado de formalismo de otros acuerdos sí vinculantes.
  • Sentencia Audiencia Provincial de Baleares 200/2014 : el “documento de intenciones” sobre compraventa de acciones fue considerado tratos preliminares por el tribunal, pese a su grado de detallismo.
  • Sentencia de la Audiencia Provincial de Bilbao 351/2013 : sobre la fabricación de torres eólicas, el documento también se consideró tratos preliminares.
  • Es por ello por lo que podemos concluir que: los Tribunales han calificado las Cartas de Intenciones según el caso concreto, por lo que no hay una doctrina unívoca sobre este tema

En este post hemos hablado en profundidad de las cartas de intenciones, ¡recopilemos ahora toda la información para que no surjan dudas!:

  • Concepto: en la transmisión de una empresa, es habitual firmar documentos que expresen la voluntad de negociar: son las cartas de intenciones o letter of intent. Estos acuerdos son válidos según el Código Civil (artículo 1255) y son documentos precontractuales que sirven de hoja de ruta, enmarcándose dentro de los tratos preliminares.
  • Forma: la carta de intenciones puede ser un documento redactado de forma unilateral, a modo de invitación para negociar. La firma por la otra parte supone la conformidad con la negociación, pero en ningún caso es la firma del contrato.
  • Contenido: a medida que avanzan las negociaciones, más detalles se incluyen en la carta de intenciones. Debe contener el compromiso a negociar de buena fe, la posibilidad de retirarse de las negociaciones, una definición general de la operación, los requisitos y procedimientos necesarios, los compromisos ya tomados, los derechos y obligaciones, compromisos de exclusividad o cláusulas de confidencialidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *