Compensación por créditos

7 claves del aumento de capital por compensación de créditos

El artículo 301 LSC regula el aumento de capital que tenga como contravalor el crédito del aportante contra la Sociedad. Mediante esta operación, quien era acreedor de la Sociedad se convierte en Socio de la misma (o aumento su participación, si ya era socio). Para la Sociedad supone una mejor situación financiera ya que un pasivo exigible, como sería el préstamo, se convierte en capital, y aunque tiene más socios, o socios con más participación, ya no debe pagar esos créditos a corto, medio o largo plazo. Al acreedor que compensa su crédito le resultará beneficioso ya que a) tenía problemas para solucionarlo b) porque prefiere ser socio que acreedor, condición que le permitirá tener una situación preferente ante el control de la sociedad junto con la adquisición de unos derechos económicos sine die, al mismo tiempo que derechos políticos que le permitan tomar decisiones en la gestión.

 7 claves de la ampliación de capital por compensación por créditos

-Este tipo de operaciones suele darse en los primeros pasos de las Startups, es decir, mientras tienen la ronda abierta formalizan este tipo de contratos de préstamo participativo convertible que le permite ir adquiriendo músculo financiero y cerrar la ronda una vez se alcanza la cantidad que tienen prevista sin ir asumiendo coste notariales innecesarios.

-La doctrina ha debatido largamente la cuestión de si este tipo de aumento es un aumento de capital con cargo a aportaciones dinerarias, ya que se aportan créditos líquidos que equivalen a dinero, o a aportaciones no dinerarias, porque no se aporta dinero, sino un crédito, con un régimen especial, artículo 96 LSC. La posición doctrinal mayoritaria actualmente es que se trata de una aportación no dineraria, por lo que sería posible en la sociedad anónima aunque el capital no esté íntegramente desembolsado, no podría utilizarse en el caso de delegación en los administradores del acuerdo del aumento como prevé el artículo 297.1.b) LSC, y no existiría el derecho de preferencia del artículo 304.1 LSC. En este sentido de que es un aumento con aportaciones no dinerarias debemos estudiar RRDGRN de 15.02.2012 y 20.04.2012. Esta última pone de manifiesto que será aplicable, en el caso de la sociedad de responsabilidad limitada, la responsabilidad de los fundadores por la realidad y el valor de las aportaciones del artículo 73 LSC.

-Por otro lado debemos atender a lo dispuesto en el artículo 65 de LSC que establece que en la aportación de derecho de crédito, el aportante responderá de la legitimidad del crédito y de la solvencia del deudor. En estos casos, la legitimidad del crédito derivará, entre otras pruebas, de su contabilización en los libros de la Sociedad, y el deudor es la propia Sociedad, que además a través de la aportación paga su crédito ¿complejo, no?

-Lógicamente tal y como apunta RDGRN de 30.11.12 en esta materia corroboró que el socio/acreedor debía dar su consentimiento en todo momento para esa aportación, bien expresamente, bien votando a favor del acuerdo.

-Observamos que no sería razonable que existiera derecho de preferencia o de adquisición preferentes para estos casos, ya que es sólo el acreedor quien tiene la potestad para adquirir las participaciones creadas.

-La Ley exige que el órgano de Administración previamente a la Junta General de Socios donde se apruebe o no el acuerdo de ampliación de capital por compensación de créditos elabore un informe que debe versar sobre las siguientes materias: (i) naturaleza y características de los créditos a compensar (ii) la identidad de los aportantes (iii) el número de participaciones sociales o acciones que hayan de crearse o emitirse (iv) la cuantía del aumento. No podemos obviar mencionar de forma expresa la fecha de nacimiento de los créditos en concordancia con los artículo 168.3 y 199.3 del Reglamento del Registro Mercantil. Este informe de los Administradores no es más que un documento de parte, elaborado por los administradores que han negociado la propuesta del aumento.

-Es indispensable que en el Informe que debe emitir el Órgano de Administración expuesto anteriormente haya mención expresa que existe concordancia de los datos relativos a los créditos con la contabilidad social.

-La Ley nada dice acerca de cómo se valorarán los créditos, a los efectos de determinar cuántas participaciones o acciones corresponde entregar. Este “canje” habrá sido objeto de la negociación entre Administradores y Prestamistas, y dependerá tanto del valor del crédito y sus intereses, como el valor de las participaciones (de su valor real y de los otros factores).

-El artículo 301.4 dota de un derecho de información extra paralelo al fijado para toda ampliación del artículo 287 de la LSC.

Este es un ejemplo más que el cargo de Administrador es un carrera de alto riesgo.

*Fuente del post: “Comentarios a la Ley de Sociedades de Capital” de Eduardo Valpuesta Gastaminza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *